Cuando un propietario de cualquier tipo de inmueble decide sacar al mercado el alquiler de su piso o local, una de las primeras preguntas que suelen surgir es si hacerlo a nivel particular o recurrir a un profesional inmobiliario especializado. Esta última opción puede presentar un coste inicial, pero a la larga supone una serie de ventajas tanto para el propietario como para el inquilino.