En muchas ocasiones nos encontramos con pisos que se ponen en alquiler en un estado mejorable. Si bien los inquilinos tienen la obligación de hacer un buen uso del inmueble y sus elementos, el arrendador debería entregar este en buenas condiciones, pero no siempre es así: paredes sucias, electrodomésticos obsoletos, muebles que están para tirar a la basura, colchones que han visto más gente que los de un hostal de mala muerte, etc. Hacer el mantenimiento del piso y tenerlo en las mismas condiciones en las que nos gustaría encontrarlo a nosotros si fuéramos los inquilinos debería estar en la mente de todo arrendador. Pero si la parte ética de todo este asunto no convence a todos (aunque debería ser el principal motivo), aquí os traemos un argumento imbatible: un piso bien arreglado se alquila mejor. Más rápido. Y por una renta más alta. Además, invita a que los inquilinos sean más responsables que si se mudan a una cochiquera. Veamos algunos consejos para sacar mayor provecho a nuestro inmueble:

PINTURA

Una de reformas en un piso en alquiler fundamental es la de pintar la casa. Sanear las paredes es básico pues da un aspecto de limpieza necesario, así como de sensación de estrenar el piso. A la hora de determinar de qué color pintar un piso de alquiler, tenemos que escoger tonalidades neutras que nos ayudarán a ofrecer una sensación de amplitud y que, además, no estará reñido con los gustos decorativos de un futuro inquilino.

Por otro lado, es importante escoger pinturas de calidad para evitar que las paredes se agrieten antes de tiempo, pintura plástica y lavable que permita, en un momento determinado, poder pasar por encima una bayeta y limpiarla.

SUELOS

Aunque lo parezca, no tiene por qué ser una reforma costosa. Y es que se puede optar por distintas obras de mejora en el solar, ya sea un nuevo suelo integro o uno superficial que también ayudará a lucir la casa. En cuanto a qué tipo de suelo escoger para una vivienda en alquiler, éste tiene que ser resistente y lo menos delicado posible, por tanto, si optas por madera, recuerda dejar una guía de su cuidado al inquilino. En el mercado existen distintos tipos de solar de fácil colocación e ideales para las viviendas en alquiler. Laminados de clic, que uno mismo puede colocar o vinílicos, que se pueden poner sobre el propio suelo ya existente y que ofrecen sensación de una renovación integral.

VENTANAS Y PUERTAS

Estos elementos suelen generar incidencias durante la vigencia del alquiler roturas o mal funcionamiento. Respecto a las ventanas, debemos de comprobar que estas cierran correctamente y herméticamente. En caso contrario, quizás necesiten volver a ser cuadradas por un profesional. Las puertas de la vivienda de alquiler también es importante revisarlas. Posibles grietas o la necesidad de un barnizado para ofrecer la sensación de renovación son trucos importantes a la hora de promocionar el inmueble. Además, hay que comprobar que estas cierran correctamente e incluso que no chocan con muebles o paredes. En este caso, podemos colocar topes que harán que no se estropee pintura o muebles.

SANITARIOS Y GRIFERÍA

Los baños o la cocina en ocasiones tienen la grifería o sanitarios deteriorados. Revisa su estado y en el caso de que sea necesario, límpialos bien o modifícalos. Una grifería brillante, ofrece un aspecto diferente a cocina y cuarto de baño, además, habrá menos posibilidades de posibles derramas al estar nuevos. Si en el baño hay cortinas, alfombrillas o toallas, cámbialas por unas nuevas, dará sensación de limpieza. Cocina y baños son un elemento diferenciador en reforma de una vivienda de alquiler pues son los espacios que más visibilidad tienen. Desde una modificación de armarios hasta el vinilaje de estos, pueden hacer de estas estancias espacios completamente nuevos. Si el alicatado está en muy mal estado o antiguo, se puede pintar con pintura especial.

MUEBLES

Antes que dejar muebles que ya eran malos hace 40 años como si el piso que alquilas fuera a la vez un guardamueble particular que tienen que cuidar los inquilinos, es mejor alquilar el piso vacío. De lo contrario da mala imagen, el inquilino siente que cualquier sustitución que haga se hará a su costa y no estarás atrayendo a los posibles arrendadores que más te interesan. Si optas por alquilar con muebles, estos deben ser básicos y funcionales, con capacidad de almacenaje y que estén en buenas condiciones. En definitiva, no supone una gran inversión ofrecer el piso en buenas condiciones a nuestros inquilinos. Si lo hacemos, al final, recuperaremos esa inversión. Cualquier duda que tenga sobre mantenimiento y decoración para un piso de alquiler, no dude en consultárnos. ¡Aprenda a rentabilizar mejor su inmueble!