Pago del IVA e IRPF en los alquileres de plazas de garaje

El alquiler de garaje es el más extendido entre particulares después del alquiler de vivienda. Aunque es cierto que existe una costumbre extendida de no declarar estos ingresos, debemos pagar dos impuestos por ellos: IVA e IRPF. Las sanciones por no hacerlo pueden ir del 50% al 150% de lo no declarado. Profundicemos un poco en el tema:

 

IVA

La Ley del IVA considera que el alquiler es una prestación de servicios sujeta a IVA. Sin embargo podemos encontrar diversas exenciones. Entre ellas se encuentra el arrendamiento de inmuebles destinados exclusivamente a viviendas.

 

Tipos de alquiler de garaje a efectos del IVA

 
  • Alquiler de garaje conjuntamente con la vivienda

Estarán exentos de IVA los arrendamientos de inmuebles destinados exclusivamente a viviendas, extendiéndose esta exención a los garajes y anexos accesorios a las viviendas y los muebles, arrendados conjuntamente con aquellos.

El alquiler de garaje a la vez que la vivienda está exento de IVA y se rige por las mismas normas que el alquiler de vivienda.

 

  • Alquiler de garaje de forma independiente

Al no incluirse dentro del alquiler de vivienda, no se puede aplicar la exención. Habrá que tributar por IVA al tipo general del 21%.

 

Declaraciones de IVA a presentar por el alquiler de garaje

Como sucede con el alquiler de local de negocio, se tendrá que repercutir IVA en la factura que emitas.

Se debe asimismo calcular el 21% de IVA sobre el total de la cantidad percibida (renta y otras cantidades como comunidad de propietarios, luz…).

Durante los 20 días siguientes a la finalización del trimestre natural se presentará la declaración de IVA. Se podrá deducir el IVA soportado en las inversiones o gastos realizados en la plaza de garaje.

 

¿Hay que aplicar el IVA en el alquiler de garaje entre particulares?

Los particulares no tienen que liquidar IVA en Hacienda. Pero el alquiler de garaje es una operación que convierte en empresario al arrendador a efectos de IVA.

Por eso, aunque se trate de un particular, estará obligado a presentar declaraciones de IVA.

 

¿Es necesario darse de alta en Hacienda?

Como hemos señalado, este arrendamiento convierte en empresario a efectos de IVA. Por eso, hay que presentar el alta en Hacienda.

 

IRPF

El beneficio obtenido por el alquiler de garaje debe declararse en IRPF como rendimiento de capital inmobiliario. Junto a los rendimientos del trabajo, de actividades económicas y otros, integrará la base imponible general. 

¿Se puede deducir algún gasto por alquiler de un garaje?

El rendimiento neto se calcula del mismo modo que para el alquiler de vivienda. Se deben considerar todos los ingresos obtenidos en el año y los gastos ocasionados para hacer frente al alqduiler:

  • Intereses de la hipoteca que financia la compra de la plaza de parking. Sólo los intereses (no el capital) y sólo la parte proporcional a los días en que ha estado alquilada.
  • Gastos de reparaciones y conservación.
  • Impuestos del garaje: IBI y tasas de basuras.
  • Gastos de administración y vigilancia.
  • Primas de seguros.
  • Gastos de formalización del alquiler.
  • Suministros
  • Amortización: el 3% del mayor de estos dos valores: el coste de adquisición del garaje o el valor catastral de la construcción.

Hay una diferencia con el alquiler de vivienda. En el arrendamiento de garaje, cuando se hace de forma independiente y no conjuntamente con el alquiler de vivienda, no puede aplicarse la reducción del 60% del rendimiento neto. Esta reducción sólo se practica sobre el alquiler de vivienda permanente del inquilino.

 

Qué ocurre si la plaza no se alquila

La plaza de aparcamiento tributa en IRPF tanto si está alquilada como si no lo está.

Durante el período del año que esté alquilada tributará como rendimiento de capital inmobiliario, como ya hemos analizado.

Por el tiempo en que no ha estado alquilada, habrá que declararla como imputación de renta inmobiliaria.

Sólo las plazas de garaje, hasta un máximo de 2, que se adquieran con la vivienda habitual no deberán tributar en la declaración de renta.

 

¿Está el alquiler de garaje sometido a retención?

Los particulares no están obligados, en ningún caso, a practicar retención a cuenta del IRPF por el alquiler de garaje.

Sólo deberán retener los empresarios o profesionales (tanto personas físicas como entidades) que actúen en el ejercicio de su actividad.

El porcentaje de retención es el 19%. Se aplica sobre el importe de la renta (sin incluir el IVA) en el momento del pago.

Trimestralmente, el inquilino ingresará en Hacienda las retenciones practicadas a cuenta de tu IRPF.

 

Alquila tu inmueble en Agencia Negociadora del Alquiler y nos ocuparemos de gestionar todas las cuestiones relacionadas al mismo para que saques la máxima rentabilidad y no tengas que preocuparte por nada. Contacte con nosotros y descubra las ventajas del TRANQUILER. 

Gastos de alquiler que podemos deducir en la declaración de la renta

Muchas veces por desconocimiento del funcionamiento de la fiscalidad del alquiler, dejamos de beneficiarnos de algunas desgravaciones en la declaración de la renta. Y es que, si bien estamos obligados a declarar cualquier ingreso percibido por el arrendamiento de nuestros inmuebles, estos rendimientos, como veremos, son algo más que una suma de las rentas obtenidas por el alquiler.

Vamos a repasar algunos de los gastos que podemos deducir de los ingresos anuales obtenidos:
  • Intereses y gastos de financiación: podemos desgravar la parte destinada al pago de intereses en caso de que la casa alquilada tenga hipoteca.
  • Conservación y reparaciones: el dinero que nos cuesten las reparaciones efectuadas en el inmueble alquilado también podremos desgravarlo en la renta. Aquí el problema lo encontramos en la diferencia que desde Hacienda hacen entre reparación y mejora: en este punto solo podremos deducir el dinero invertido en mantenimiento, quedando fuera cualquier mejora o ampliación de los bienes.
  • Tributos, recargos y tasas: podemos deducir de nuestros beneficios cualquier impuesto o recargo siempre que no sea de una sanción. Aquí se incluirían el IBI o la tasa de basura.
  • Derramas, comunidad, portería: el requisito para desgravar estos gastos es que afecten a tu beneficio, es decir, que los pagues tú y no el inquilino.
  • Impagos: en caso de que no nos paguen el alguiler y siempre que el deudor esté en concurso o hayan pasado más de seis meses desde que nos tenían que pagar, podemos imputar el impago como gasto.
  • Seguro del hogar y otros gastos deducibles: siempre que seamos nosotros quienes los paguemos, podemos deducir el seguro de la casa y los suministros y servicios. En este apartado entrarían los gastos del servicio jurídico y tenemos que reclamar, los gastos de formalización del contrato o los de la inmobiliaria.
Por último sobre el resultado final Hacienda te permite aplicar una reducción del 60% del beneficio si el inmueble está alquilado como vivienda y no como oficina.

Como hemos visto, son varias las deducciones y reducciones que podemos aplicar a los beneficios obtenidos de alquilar nuestro inmbueble. Ponte en contacto con nosotros para cualquier duda, y recuerda, ¡alquila seguro!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Consulte la política de privacidad y nuestro aviso legal

ACEPTAR
Aviso de cookies