Cómo recuperar una vivienda cuando ya está alquilada

La vida está llena de imprevistos, más aún en un mundo tan dinámico y cambiante como en el que vivimos hoy en día. Debido a circunstancias vitales, los propietarios en ocasiones se pueden encontrar en una situación en la que desearían, o incluso necesitarían, recuperar la disponibilidad de la vivienda. Llegados a este punto: ¿qué posibilidades existen para recuperar una vivienda que se encuentra alquilada? Para responder a esta pregunta, necesitamos recurrir a la última actualización realizada sobre la Ley de Arrendamientos Urbanos, de junio de 2013. En los contratos firmados a partir de esta fecha, se recogen –principalmente- dos escenarios en los que el arrendador puede recuperar la vivienda entregada en alquiler antes de que finalice el contrato firmado:

Después de un año de contrato

Transcurrido el primer año de duración del contrato, el dueño tiene el derecho de recuperar la vivienda en alquiler por necesidad. Siempre, eso sí, que vaya a usarla él mismo como vivienda permanente o lo hagan sus familiares de primer grado. Es importante tener presente que este paso debe ser siempre previa comunicación, la cual debe efectuarse al inquilino al menos dos meses antes de la fecha en la que la vivienda se vaya a necesitar.

Máximo de tres años prorrogables

Si, en el contrato firmado entre ambas partes, la duración del alquiler es inferior a 36 meses, el inquilino tiene derecho a que se prorrogue el contrato por plazos anuales hasta un máximo de tres años. Esto, aunque no es una manera de recuperar la vivienda de manera inmediata, supone un cambio significativo con la normativa anterior que extendía hasta los cinco años este derecho. Cabe recordar que si transcurren tres meses desde la salida del inquilino de la vivienda y el propietario o sus familiares no han procedido a ocupar la misma, el arrendatario vuelve a tener el poder. Podría optar, en caso de desearlo, o bien a reocupar la vivienda (bajo las mismas condiciones contractuales existentes al tiempo de la extinción) o bien a ser indemnizado por una cantidad equivalente a una mensualidad por cada año que quedara por cumplir hasta completar tres. El tranquiler de la Agencia Negociadora del Alquiler es el sistema de gestión de alquileres más seguro que existe en el mercado. No solo garantiza el pago a los propietarios la renta de sus alquileres, sino que además ofrece asesoramiento y el certificado energético de manera totalmente gratuita.

Cláusulas ilegales en los contrato de alquiler

Durante la redacción de los contratos de alquiler, muchos propietarios optan en ocasiones por incluir algunas cláusulas adicionales con el objetivo de sentirse más seguros y protegidos. No es extraño, pues los casos de fraude y similares están a la orden del día en el campo inmobiliario, y muchos arrendadores se sienten asustados y expuestos. Sin embargo, cabe recordar que la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) existe precisamente para asegurar la salubridad de los contratos de alquiler y que ambas partes estén protegidas. Siendo así, es altamente recomendable consultar dicha ley para saber qué cláusulas son legales y cuáles no a la hora de incluirlas en el contrato de alquiler.

Las 3 cláusulas ilegales más frecuentes

Como muestra, a continuación mostramos tres cláusulas que comúnmente son incluidas en los contratos pero que serían ilegales/nulas:

Pago por adelantado

Cláusulas que obliguen a los inquilinos al pago por adelantado de más de una mensualidad de la renta. Sería una cláusula nula porque la LAU actualmente prohíbe específicamente que se pueda exigir a los inquilinos el pago de más de una mensualidad de renta por anticipado.

Revisión de la renta cada seis meses

Cláusulas que obliguen a los inquilinos a revisar la renta cada seis meses, ya que la LAU marca que la actualización y revisión de la renta se debe producir de manera anual. Por lo tanto, si se recogiera en el contrato una cláusula que marque un periodo inferior, sería completamente nula. Sí sería válido, sin embargo, que las partes decidieran actualizar la renta en base a índices privados y no públicos como el IPC.

Resolución anticipada

Las cláusulas que penalicen a los inquilinos que resuelvan el contrato prematuramente no son libres, si no que vienen imperativamente dadas por la ley, y estas no pueden superar nunca el importe de un mes de renta por año de arrendamiento. Para los períodos inferiores al año, sería la parte proporcional. Como se puede comprobar, el terreno del arrendamiento de alquileres está altamente legislado y es importante conocer cuáles son los límites marcados por la propia ley para no dar lugar a equívocos con el arrendatario.

¿Por qué contratar la gestión de un alquiler a la Agencia Negociadora del Alquiler?

Con su concepto de tranquiler, la Agencia Negociadora del Alquiler ofrece el sistema de gestión de alquileres más seguro que existe en el mercado. Con este sistema, es la propia Agencia la que paga a los propietarios la renta de sus alquileres, además de asesorarles y ofrecerles de manera gratuita el certificado energético.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Consulte la política de privacidad y nuestro aviso legal

ACEPTAR
Aviso de cookies