Alquilar una vivienda tiene numerosas ventajas; aunque, el miedo al impago o a que la casa sufra daños es un freno para muchos propietarios. Sin embargo, si se toman ciertas precauciones podrás alquilar tu piso de forma segura y dormir tranquilo cada noche. Por suerte, existe una solución para todas las preocupaciones que suele tener el propietario antes de sacar su piso al mercado. Estar bien asesorado y dar los pasos correctos, es fundamental. Por eso, hemos preparado una serie de consejos que deberás tener en cuenta antes de alquilar tu piso.

1. Elige con cuidado al inquilino

Este es un paso fundamental y en el que deberás invertir tanto tiempo como sea necesario. Cuidar la selección del inquilino puede ser uno de los aspectos más importantes para alquilar una vivienda con seguridad. Haz una entrevista personal y no dudes en pedirle información para conocerle mejor y, sobre todo, garantizar su solvencia. Por ejemplo, solicita sus últimas nóminas y el contrato de trabajo. De este modo, sabrás si cuenta con ingresos regulares que le permitan hacer frente al pago del alquiler.

2. Pide garantías

Sobre todo si tu piso es nuevo o está recién reformado, te preocupará que se mantenga en condiciones y no haya daños. La ley te obliga a pedir un mes de fianza que cubra posibles desperfectos; sin embargo, también puedes pedir garantías adicionales. Por ejemplo: varios meses de fianza o un aval. El aval es un respaldo que da una tercera persona sobre los pagos que asume el inquilino. Es decir, en caso de que este deje de pagar será el avalista el responsable de saldar la deuda. Puedes pedir, para el alquiler de una vivienda, un aval personal o un aval bancario.

3. Redacta y revisa bien el contrato

Cuando ya tienes un candidato y habéis cerrado el acuerdo, llega el momento de ponerlo por escrito en un contrato. Consultar a un profesional que te ayude a tener todos los aspectos cubiertos es el mejor consejo que se puede dar en este caso. Este conoce la ley y sabrá redactar un acuerdo que defienda los intereses de ambas partes. Asimismo, por tu parte, realiza un inventario de todo lo que haya en la casa si esta no está vacía. Este debe incluirse en el contrato y servirá como prueba de cómo entregas el piso.

4. Contrata a profesionales que gestionen tu alquiler

Es la mejor solución a cualquier preocupación relacionada con el alquiler de tu vivienda: contrata a profesionales que hagan toda la gestión por ti. En la Agencia Negociadora del Alquiler nos encargamos de elegir al inquilino, cerrar el contrato y administrar el alquiler. De este modo, como propietario, sabrás que tu casa está en buenas manos y recibirás tu renta siempre a tiempo ya que nosotros nos encargamos de pagarte. A esto le llamamos el Tranquiler. Además, también nos hacemos cargo del trato con el inquilino y de la gestión de reparaciones para que estos estén cómodos. Si vas a alquilar tu piso, cuenta con el asesoramiento de profesionales como la Agencia Negociadora del Alquiler y asegúrate de que todo va como la seda.