Consejos para ahorrar energía en tu hogar

La energía y su precio es una de las mayores inquietudes de los inquilinos de viviendas de alquiler. Son frecuentes las subidas de precio de la luz y demás suministros. Además de esto, las crecientes preocupaciones sobre la sostenibilidad y el impacto ecológico de nuestro consumo energético hacen que ahorrar energía sea una de las prioridades de muchas personas para cuidar tanto la cartera como el entorno. El ahorro energético en el hogar se basa fundamentalmente en cuidar el consumo de la iluminación, el agua y los aparatos eléctricos. Si somos capaces de controlar y reducir estos consumos hasta lo mínimamente necesario, los resultados llegarán prácticamente de inmediato.

Consejos para ahorrar energía

Los electrodomésticos influyen, y mucho

Los electrodomésticos con etiqueta energética A+++ son tremendamente útiles para ahorrar energía en el hogar. Se trata de aparatos que consumen menos electricidad (mínimo consumo asegurado) y son más respetuosos con el medio ambiente. Además de esto, es importante tratar de utilizar programas “eco” siempre que sea posible y hacer uso del sentido común: no poner las lavadoras a muy altas temperaturas, no abrir y cerrar demasiado la nevera…

La importancia del LED en el ahorro

La iluminación supone una gran parte del consumo energético de cualquier vivienda y la invención del LED ha supuesto una revolución en este sector. Esta tecnología permite iluminar a un coste energético mucho menor (las bombillas son más duraderas, se calientan menos y consumen menos energía que las incandescentes). Es cierto que son más caras de comprar que las tradicionales, pero a nivel rentabilidad no tienen punto de comparación.

No abusar del agua

Estamos cansados de oírlo pero no por eso es menos cierto. El agua es un bien muy escaso y hay que cuidarlo. Pero más allá de eso, no hay que olvidar que el agua caliente es uno de los principales focos de consumo. Ahorrar energía a través de moderar el consumo de agua es más que posible, tratando de optimizar el uso. ¿Cómo? Se puede comenzar por sustituir los baños por duchas, reducir el número de veces que tiramos de la cisterna (normalmente muchas de ellas innecesarias) y evitar dejar el grifo de agua abierto mientras no lo utilizamos.

La trampa del stand-by

Existe un error común que consiste en creer que, cuando apagamos un aparto electrónico, éste deja de consumir. La realidad es que estamos dejando ese producto en stand-by (como cuando cerramos la pantalla de un ordenador portatil sin apagarlo, por ejemplo) y si este está enchufado a la red seguirá consumiendo energía de manera “pasiva”. La manera real y efectiva de detener este consumo es desconectar los aparatos de los enchufes (o con regletas con interruptor, por ejemplo). Aunque algunos electrodomésticos no son susceptibles de ser apagados de esta manera, la mayor parte de ellos sí –como las televisiones, radios, ordenadores…- y la OCU ha concluido que hacerlo puede generar un ahorro del 10% en el consumo total de energía. Como se puede apreciar, aplicar todos estos consejos no supone un gran esfuerzo y sin embargo puede cambiar nuestra factura energética desde el día uno. ¿No merece la pena intentarlo?

El certificado energético

Hoy en día, con el certificado energético podemos saber más acerca del consumo energético antes de alquilar un inmueble y las posibilidades que se nos ofrecen en ese respecto. Es importante recordar que aunque hasta el junio de 2013 el certificado de eficiencia energética no era obligatorio para los arrendamientos de viviendas, hoy en día sí lo es. Con el tranquiler, además de pagar directamente a los propietarios para evitar impagos, la Agencia Negociadora del Alquiler ofrece de manera gratuita la gestión del certificado energético de la vivienda, para que el propietario pueda despreocuparse, ahorrarse trámites y dinero, y estar tranquilo.

El certificado energético en los alquileres actuales

El certificado de eficiencia energética (o certificado energético) es, junto con la RGPD, una de las cuestiones más de moda. Y es que, si bien lleva un tiempo siendo parte de las conversaciones entre todos aquellos que buscan vivienda o la ofertan, sigue generando ciertas dudas entre muchos.

Empezando la casa por los cimientos: ¿qué es el certificado energético?

A grandes rasgos, se podría resumir como un proceso que analiza y certifica –en un documento- el consumo energético y las emisiones de CO2 de un inmueble que se anuncia en venta o en alquiler. Hasta junio de 2013, el certificado de eficiencia energética no era obligatorio para los arrendamientos de viviendas, sin embargo, con las actualizaciones de la ley, hoy en día sí lo es. Pese a esto, muchos caseros optan por no hacerlo confiados en que ningún organismo competente está activamente pendiente que los pisos que se alquilan dispongan de él. Se trata, obviamente, de una decisión poco recomendable ya que al proceder así, el propietario queda en manos del inquilino que, si decide denunciarlo, podría exponer al primero a tener que enfrentarse a multas de hasta 6.000 euros.

¿El certificado energético es obligatorio para todas las propiedades?

No. Es cierto que la ley contempla ciertas exenciones de obligación del certificado energético, como para algunas propiedades inferiores a 50 metros cuadrados. Pero ojo, estos son casos siempre excepcionales. En el ejemplo mencionado, se refiere exclusivamente a aquellos espacios que se encuentren aislados, como puedan ser un cobertizo o un bungalow, y nunca a apartamentos o estudios que sean parte de una propiedad mayor. Estos últimos, que son la mayor parte de los inmuebles en alquiler, hoy en día exigen un certificado de eficiencia energética siempre, independientemente del tamaño de los mismos. Por otra parte, las plazas de garaje o trasteros, al tratarse de espacios considerados como “no habitables”, no estarían incluidos en la tipología de propiedades que deben presentar un certificado energético. Además de lo anteriormente mencionado, cabe señalar que este trámite sólo es necesario para nuevos contratos de alquiler de viviendas que se realicen. Si un propietario tiene un mismo inquilino desde hace varios años, la ley no contempla la obligación de anexar al contrato el certificado de eficiencia energética.

¿Por qué contratar la gestión de un alquiler a la Agencia Negociadora del Alquiler?

Con el tranquiler, además de pagar directamente a los propietarios para evitar impagos, la Agencia Negociadora del Alquiler ofrece de manera gratuita la gestión del certificado energético de la vivienda, para que el propietario pueda despreocuparse, ahorrarse trámites y dinero, y estar tranquilo.

¿Qué tipos de certificados energéticos existen?

Hoy en día para alquilar o vender una vivienda es obligatorio contar con un certificado energético. Este acredita que la vivienda ha sido revisada por un técnico competente que ha comprobado su grado de eficiencia energética. Sin embargo, dependiendo del tipo de inmueble que sea necesitarás solicitar un tipo u otro certificado. Existen varios en función de si es para un edificio completo, una parte del mismo, un local comercial… Te contamos con detalle cuáles son los diferentes tipos de certificados energéticos que existen:

Certificado energético de edificio completo

Para este, es necesario que todo el inmueble se destine al mismo fin. Si es para viviendas, el técnico tomará los datos del inmueble, su entorno, instalaciones y del mayor número de viviendas posible. Si es para oficinas, se tendrán en cuenta otros aspectos como el consumo en iluminación. Esta fórmula permite recudir los costes de la certificación.

Certificado energético de vivienda

Cuando la certificación es por vivienda, cada propietario tendrá que encargarse de gestionar su propio certificado energético si quiere vender o alquilar. El técnico tendrá en cuenta aspectos como la orientación, el tamaño o las reformas ejecutadas. El proceso para obtener el certificado es similar si se hace de forma conjunta o individual; aunque la primera opción es más económica. Sin embargo, la realidad es que muchas comunidades no se ponen de acuerdo y son los propietarios quienes de forma particular gestionan la solicitud del certificado de su vivienda.

Certificado de eficiencia energética para un local comercial

Los locales también deben contar con un certificado energético antes de solicitar la licencia de apertura. El inspector tendrá en cuenta, especialmente, la iluminación ya que las luces suelen estar encendidas todo el día. Las tasas de este certificado suelen ser las más elevadas.

Certificado de eficiencia energética para obra nueva

Cualquier nuevo edificio debe tramitar el certificado de eficiencia energética y hacerlo en dos fases: cuando se redacte el proyecto que se enviará al ayuntamiento para obtener licencia y cuando se haya terminado la obra. Este documento será imprescindible para que los compradores puedan adquirir la vivienda. En la Agencia Negociadora del Alquiler gestionamos de forma gratuita el certificado energético de tu vivienda si contratas nuestros servicios de gestión del alquiler. Déjalo todo en nuestras manos y despreocúpate.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Consulte la política de privacidad y nuestro aviso legal

ACEPTAR
Aviso de cookies