[AUDIO] Cada vez más los propietarios de viviendas disponibles para el alquiler se ven seducidos por la posibilidad de que sus propiedades se oferten como alquileres turísticos o de temporada. Nuestro abogado especializado en arrendamientos y Director del área jurídica de la Agencia Negociadora del Alquiler, José Ramón Zurdo, nos cuenta las ventajas que ofrece el alquiler tradicional frente al alquiler turístico o de temporada. Si bien es cierto que la irrupción del alquiler turístico o de temporada empieza a ser alarmante en ciudades como Madrid, Barcelona o Palma de Mallorca, debido principalmente a la alta rentabilidad a corto plazo que ofrece este tipo de alquiler en determinadas zonas. No debemos olvidar que la mayoría de los arrrendadores buscan un beneficio sostenido en el tiempo que suponga un mínimo de gasto de gestión. Y, esto se lo ofrece el alquiler tradicional o habitual. Tres son las principales ventajas del alquiler tradicional frente al alquiler turístico o de temporada:
  • Estabilidad: Un inquilino de un alquiler tradicional es más estable, suele permanecer más tiempo arrendado y esto hace aumentar la rentabilidad a medio y largo plazo de los alquileres. Por todos es sabido que desde que el inquilido deja la vivienda hasta que se alquila de nuevo hay un periodo mínimo de un mes sin beneficios. También hay que tener en cuenta los gastos de reposición a la marcha de los inquilinos.
  • Favorable fiscalidad: El alquiler tradicional tiene un tratamiento fiscal más ventajosso que el alquiler turístico. Gran parte de los ingresos obtenidos por el alquiler tradicional están exentos de tributación. Además, hay ciertos gastos deducibles como suministros, contratos de seguro y gastos de formalización del arrendamiento, entre otros. En el caso del alquiler turístico o de temporada, estos gastos se podrán deducir pero sólo en proporción a los días alquilados. El periodo de tiempo que la vivienda quede libre supondrá una renta imputada por Hacienda por poseer una segunda vivienda.
  • Facilidad de gestión: Los trámites y las gestiones que se desprenden de un alquiler tradicional son mucho menores que los de un alquiler turístico o de temporada. En el alquiler turístico hay que gestionar el “check in” y “check out”, mantener la limpieza, tramitar las reservas … cada vez que son arrendadas. En el caso de que éstas gestiones se contraten a través de un gestor, los ingresos mermarán.
En este audio José Ramón Zurdo, abogado especializado en arrendamientos y Director del área jurídica de la Agencia Negociadora del Alquiler explica las ventajas en el programa Hora 14 de Cadena Ser . ¿Porqué debemos contratar la gestión de alquileres tradicionales o turísticos con una agencia? Para conseguir un alquiler seguro es importante contar con profesionales especialistas en arrendamientos tanto tradicionales como turísticos o de temporada como la Agencia Negociadora del Alquiler, Entidad Mercantil Limitada que gestiona de forma íntegra miles de arrendamientos urbanos en Madrid.