Cómo gestionar viviendas de ancianos incapacitados

Cómo gestionar viviendas de ancianos incapacitados En España, miles de viviendas son alquiladas por personas pertenecientes a la tercera edad. Muchos de nuestros ancianos conservan la suficiente vitalidad para poder arrendar las viviendas y llevar por si mismos las gestiones pertinentes, pero ¿qué pasa cuando la casa pertenece a una persona mayor que está en un hospital o en una residencia? ¿Cómo gestionar las viviendas de ancianos en esta situación? Cuando uno pierde la capacidad de gestionar procedimientos complejos como el arrendamiento, ya sea por enfermedad o falta de facultades psíquicas, es hora de confiar estas labores a los familiares más cercanos o a servicios especializados de asesoramiento. Lo más aconsejable sería iniciar un procedimiento de incapacitación para que se nombre a un tutor del dueño o dueña de la vivienda y que se encargue de la buena gestión del patrimonio del afectado. La familia tiene que saber que este procedimiento dura unos ocho meses y que, durante ese periodo, la vivienda no se podrá alquilar. Para evitar la correspondiente falta de ingresos, se aconseja adelantar este proceso con el fin de mantener activa la gestión de arrendamiento de la vivienda. Para más información, José Ramón Zurdo nos relata en este audio varios consejos a tener en cuenta:

0 Comentarios

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    Consulte la política de privacidad y nuestro aviso legal

    ACEPTAR
    Aviso de cookies