Cláusulas nulas en contratos de arrendamiento

¿Cómo conseguir un arrendamiento seguro? En numerosas ocasiones nos hemos encontrado con personas que no están conformes con las cláusulas que sus caseros les han impuesto en el contrato de arrendamiento. Cuando se formaliza un contrato de alquiler, hay que tener en cuenta si éste contiene cláusulas nulas, es decir, aquellas cláusulas que establecen limitaciones a los derechos del inquilino. ¿Cómo saber si las cláusulas de mi contrato son nulas o no? Sigue leyendo y descúbrelo. En contratos de arrendamiento es frecuente que se modifiquen algunos apartados para “ajustarlo a lo que quiere el arrendador o el arrendatario”. Aunque en muchas ocasiones se corre el riesgo de introducir regulaciones que produzcan el efecto contrario al pretendido. Pero no todas las cláusulas son nulas. Sólo aquellas que limitan un derecho concedido por la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU). Pero hay cláusulas que pueden perjudicar al inquilino o al propietario y no ser consideradas ni abusivas ni nulas. Alquilar con seguridad   Cláusulas nulas más habituales:
  • Cuando se redactan falsos arrendamientos de temporada cuando realmente estamos ante arrendamientos de vivienda, que el fin de esta práctica es, sobre todo para evitar la aplicación de la normativa de los arrendamientos de vivienda, que es mucho más estricta que la establecida para estos arrendamientos de temporada.
  • Es frecuente encontrar cláusulas en los contratos donde se obliga a los inquilinos a renunciar a las prórrogas legales a las que tienen derecho.
  • Cláusulas al cumplimiento íntegro del primer año de contrato cuando según la última reforma de la ley de contrato de arrendamiento, se puede resolver un contrato ahora a los 6 meses.
  • Cláusulas que repercutan a los inquilinos los gastos de conservación de las viviendas, cuando quien tiene la obligación legal de soportar los gastos de estos arreglos sólo son los arrendadores.
  • Facultar a los arrendadores a la entrada a la vivienda antes de la finalización del contrato para inspeccionarla, cuando por ley no pueden pasar a la vivienda alquilada mientras los inquilinos tengan en ella la posesión.
  • Contratos donde hay arrendadores que pretenden alquilar viviendas sin tener capacidad para hacerlo. Ocurre normalmente en casos de incapacitación, cuando los familiares pretenden alquilar las casas pero sin haber finalizado el procedimiento de capacitación de sus titulares.
  Podríamos no acabar nunca de citar todas las cláusulas ilegales que existen, por ello, siempre recomendamos dejar estas prácticas en manos de profesionales como es la Agencia Negociadora del Alquiler para tener siempre un alquiler seguro y sin cláusulas abusivas. Puedes ponerte en contacto con nosotros pinchando aquí   o llamando al teléfono 91 411 32 53.

0 Comentarios

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    Consulte la política de privacidad y nuestro aviso legal

    ACEPTAR
    Aviso de cookies