¿Por qué es interesante firmar contratos por una duración inicial de tres años?