7 consejos para encontrar una vivienda de alquiler

En un mercado inmobiliario cada vez más competitivo y agresivo, la tarea de encontrar una vivienda que se ajuste a nuestras necesidades cada vez es más complicada. Si bien existe una amplia oferta de pisos, seguir un proceso más o menos ordenado es complicado y en muchas ocasiones se acaban tomando decisiones precipitadas de las que luego uno no se puede echar atrás. Con esto en mente, es muy recomendable asegurarse de seguir una serie de pasos, a modo de filtro, para identificar esa vivienda de alquiler que está “hecha para nosotros”.

Asegurarnos de que de que el barrio nos gusta

Los servicios cercanos, qué tipo de comercios hay, el ruido, las conexiones de transporte… En definitiva, si tiene todo lo que estamos buscando. Si tenemos varios pisos como candidatos y no sabemos por cuál decidirnos, la zona suele ser un factor muy determinante.

Ser fieles a nuestro presupuesto

Muchas veces, cuando vemos un piso, nos enamoramos al instante. Ya sea por esas vistas, ese salón, esa terraza o esos armarios, nuestro criterio objetivo se diluye y nos “calentamos”. En estos momentos, basta con recurrir a las matemáticas. Existe la regla no escrita de que el coste del alquiler no debería nunca suponer más del 30% de nuestro salario mensual. Tenlo presente en todo momento.

Visitar la casa en persona

Dada la facilidad de la navegación y el acceso a internet, en muchas ocasiones resulta tentador tomar una decisión rápida sin haber siquiera puesto un pie en la casa. Este es uno de los mayores errores que podemos cometer, ya que es imposible saber en qué estado está realmente la casa y cómo de fieles son las fotos a la realidad. Debemos asegurarnos de no dar dinero o firmar el contrato de alquiler sin antes haber comprobado de primera mano todo.

Informarnos sobre los plazos legales de los alquileres

Cabe recordar que los inquilinos tienen ciertas facilidades para poder dejar un piso de alquiler si así lo desean. Siempre y cuando se le comunique al arrendador con una antelación mínima de 30 días y hayan pasado más de 6 meses desde la firma del contrato, no hay ningún problema.

Controlar el reparto de las facturas

Este es uno de los puntos que menos se tiene en cuenta a la hora de la firma del contrato (la atención está puesta en otros puntos) pero que acaban resultando más conflictivos. La razón por la que tiene sentido plantearlo antes de la firma del contrato es precisamente porque, según el BOE, la repartición de las facturas es libre de pactarse entre arrendador y arrendatario. No obstante, hay ciertas costumbres a seguir, las cuales resumíamos en este artículo sobre los gastos de una vivienda de alquiler.

Incluir un inventario en el contrato

El inventario es una de esas partes de un contrato de alquiler que más por alto se pasan, pero es muy importante. En él se describe todo lo que hay en el piso propiedad del arrendador. La importancia del inventario llegará en el momento en el que finalicemos el alquiler y abandonemos el piso, siendo ese documento el que dejará claro si falta algo o si algo se ha roto, justificando que el arrendador lo reste de la fianza.

Revisar el contrato antes de firmar

Obvio, pero no por ello menos importante. Repasar es de sabios, por lo que no debemos olvidar revisar de que todo lo hablado aparece en el contrato de forma clara. ¡Es la mejor forma de evitarnos sorpresas desagradables! Con estos consejos y un poco de suerte, ¡encontraremos la vivienda tan especial que estamos buscando para pasar los próximos años de nuestra vida!

0 Comentarios

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    Consulte la política de privacidad y nuestro aviso legal

    ACEPTAR
    Aviso de cookies